¿Merece la pena tener un Robot de Cocina?

¿Merece la pena tener un Robot de Cocina?

¡Hola a todos! Yo soy Mery y bienvenidos un día más a un nuevo vídeo de "Cocina para todos". Hoy vamos a hacer un delicioso risotto de setas y gambas y un tiramisú muy fácil de hacer usando el robot de cocina "My Cook Touch Black Edition" ya que hace unos días Taurus me retó a preparar una receta elegida por vosotros, así que subimos esta publicación a instagram, y como tuvo tantas propuestas, hemos decidido hacer 2 recetas en lugar de 1 y son las que vamos a preparar hoy. Yo la verdad es que hasta hace poco no he tenido ningún robot de cocina, y la "My Cook Touch Black Edition" me ha sorprendido bastante, ya que además de ser eficiente por usar la inducción para calentar los alimentos, tiene 2 modos de funcionamiento: El modo automático, con el que podemos hacer cualquier receta sin apenas saber cocinar; o el modo manual, con el que podemos usar todas sus funciones libremente, siendo el mejor compañero para cualquier cocinillas. Y ya vamos a empezar haciendo el risotto de setas y gambas, que en esta ocasión lo vamos a preparar usando el modo automático, así que os voy a dejar los ingredientes a continuación y empezamos. En este caso, lo primero que tendríamos que hacer sería buscar la receta que vamos a preparar así que usando la pantalla táctil y el Wi-Fi, vamos a entrar en el modo recetas del club My Cook donde tendremos acceso de manera gratuita a miles de recetas, las podemos comentar, podemos subir nosotros nuestras propias recetas, pero en el caso de hoy vamos a utilizar la receta de un usuario, que la tengo guardada en favoritos; vamos a verla, por aquí la tenemos, el risotto de setas, entramos y vamos a confiar en el usuario que a ver cómo se llama, "Cookinaria", pues vamos a confiar en Cookinaria para que esta receta nos salga bien. Le damos al play y empezamos. Según la receta, lo primero que tendríamos que hacer sería picar 100 g de queso parmesano, pero como podéis ver, nosotros ya lo tenemos rallado; así que nos lo vamos a saltar y empezamos por el segundo paso, que según nos pone aquí, sería calentar 30 g de aceite de oliva, y como este robot incluye una báscula, simplemente lo vamos a clickear, y vamos a ir añadiendo el aceite de oliva, aquí podemos ver cuánto vamos añadiendo, ya nos queda muy poquito... ¡Listo! Le ponemos la tapa, le damos a "siguiente" y confirmamos, el robot solito lo hará todo, ¿ves? ya está. Paso completado, así que le damos a "confirmar", y como podemos ver, ahora vamos a utilizar la opción de "sofrito" añadimos 180 g de cebolla, que ya la tenemos por aquí picadita, una vez que tenemos los 180 g ponemos la tapa, le damos a "siguiente", y a "confirmar". Pasados los 5 minutos podemos seguir con el siguiente paso, que en este caso nos indica que vamos a sofreír 250 g de setas, pero antes tenemos que colocar este utensilio que se llama "paleta mezcladora", hemos quitado la tapa de la jarra, y vamos a colocarlo sobre las cuchillas; volvemos a poner la tapa y vamos a ir añadiendo los 250 g de setas, también nos indica que dejemos el tapón dosificador ladeado, ¡y confirmamos! Continuamos añadiendo 300 g de arroz que en mi caso es del tipo arborio, 100 ml de vino blanco, y en este caso nos indica que no pongamos el tapón dosificador, así que ya confirmamos. Ya hecho, añadimos una pizca de sal y pimienta; 800 g de caldo, que en mi caso es vegetal; le ponemos de nuevo el tapón dosificador y confirmamos. Ya hemos llegado al último paso, en el que nos indica que quitemos la paleta mezcladora, y además de añadir 30 g de mantequilla y el queso parmesano, en la sección de comentarios he leído que es buena idea añadirle gambas o gambones a la vez del queso, así que yo le voy a añadir unas gambitas. Ya he echado todo dentro, le ponemos el tapón y confirmamos. Ya tenemos por aquí el risotto listo, pero el usuario nos recomienda dejarlo reposar unos 2 minutos antes de servirlo, así que le vamos a hacer caso. Pasado el tiempo aquí tenéis 1 de las 4 raciones, y con la buena pinta que tiene yo ya voy a pasar a probarlo. Pues la verdad es que está riquísimo, y lo que más me gusta es que la textura del arroz ha quedado perfecta, en su punto y muy cremoso, eso es algo muy difícil de conseguir en los risottos, ya que hay que estar continuamente moviéndolo para que el arroz suelte el almidón; y en el caso del robot de cocina, como está siempre moviéndose, vamos, sale perfecto. De sabor lo único que tengo que decir, es que a mí no me gusta tanto que sepa a vino, así que quizá la próxima vez que haga la receta ponga la mitad de la cantidad de vino, pero ha salido riquísimo. Y ya vamos a pasar a hacer el postre, que como os dije al principio será un tiramisú sin huevo. Y para hacerlo vamos a usar el modo manual para preparar una crema de mascarpone. Como podéis ver en este modo podemos configurar el tiempo, la temperatura y la velocidad, y yo aconsejo que las primeras veces que lo utilicéis os baséis en otras recetas para hacer vuestras propias configuraciones. Para hacer la crema de mascarpone lo primero que tenemos que hacer es poner la paleta mezcladora en las cuchillas; le ponemos la tapa, entramos en la opción de báscula y le vamos a añadir 250 g de nata para montar o crema para batir que debe de estar muy fría; y 250 g de queso mascarpone, que también debe de estar muy frío. Ahora lo vamos a programar durante 20 segundos a velocidad 4, aunque esto depende de la marca de la nata que estéis utilizando, lo importante es hacerlo de poco en poco tiempo para evitar que la nata se corte. Seguido le vamos a añadir 80 g de azúcar glass o impalpable y lo programamos durante 30 segundos a velocidad 2 para que el azúcar se integre. Sacamos la crema de mascarpone de la jarra y mirad qué maravilla de textura, ¡qué cremosidad, por favor! Una vez que ya tenemos la crema lista, podemos pasar a montar el tiramisú, y en esta ocasión yo lo voy a hacer de manera individual usando estos vasitos, y además de la crema, también vamos a necesitar estos bizcochos de soletilla también conocidos como bizcotelas, que actualmente se pueden encontrar en casi cualquier supermercado. Los bizcochos los mojaremos en una mezcla de 250 ml de café y un chorrito de licor amaretto, que se puede sustituir por esencia de vainilla; así que para hacer la primera capa recortamos los bizcochos de la misma forma que el molde en el que los vayamos a poner, y ya vamos cogiéndolos, los vamos sumergiendo en la mezcla, oh, que se escapa hijos y lo ponemos en el molde. La siguiente capa será de crema de mascarpone, así que con ayuda de una cucharita la vamos poniendo; otra capa de bizcochos; y la última capa de crema de mascarpone. Para decorarlo le podemos poner un poco de cacao en polvo con ayuda de un colador, y un poco de chocolate negro rallado. Con las cantidades que hemos usado dan para hacer 4 vasitos como estos, y con la buena pinta que tienen, ya yo voy a pasar a probar uno. Qué cosa más rica, chiquillo, con lo fácil y rápido que lo hemos preparado y es una auténtica delicia, lo que más me ha gustado es la textura con la que queda la crema; es que es tan cremosa que se disuelve en la boca vamos, una maravilla. Como conclusión, yo creo que este robot de cocina sirve tanto para personas que se acaban de iniciar en este mundo de la cocina, como para gente que ya esté un poquito más avanzada y quiera experimentar, además es un todo en 1, porque tenemos muchísimas funciones: Podemos montar, picar, calentar, sofreír, muchísimas cosas. Así que ahorramos espacio y tiempo, y además es muy fácil de limpiar, ya que incluso podemos meter la jarra en el lavavajillas, así que en conclusión, súper recomendado, yo desde que me llegó le estoy dando un montón de utilidad y estoy contentísima. Así que ya sabéis, si os ha gustado esta receta os invito a que le déis a "Me gusta", a que os suscribáis a nuestros canales si aún no lo habéis hecho y abajo en la descripción os voy a dejar un enlace donde podréis encontrar toda la información del robot de cocina "My Cook Touch Black Edition" de Taurus. Un besazo y hasta la próxima receta. ¡Adiós!