Tarta de Zanahoria muy Fácil, Esponjosa y Jugosa | Carrot Cake sin usar Báscula 😁💕

Tarta de Zanahoria muy Fácil, Esponjosa y Jugosa | Carrot Cake sin usar Báscula 😁💕

¡Hola a todos! Yo soy Mery y bienvenido un día más a un nuevo vídeo de Cocina para Todos. Ya que la mayoría de nosotros seguimos aun en cuarentena, y tenemos más tiempo para creaciones reposteras, he pensado que sería una buena idea que preparemos una tarta de zanahoria o Carrot Cake, que es muy fácil de hacer, súper rápida y que además queda deliciosa. Para hacerla no necesitaremos báscula, ya que la podremos hacer usando los vasitos de yogur de 125 g. Como por ejemplo, este de Danone. De todas formas, os voy a dejar tanto abajo en la descripción como al final del vídeo las cantidades de los ingredientes tanto en tazas como en gramos. ¡Y ya vamos a empezar! Comenzaremos haciendo un bizcocho de zanahoria, que además de estar riquísimo, queda jugoso, tierno y esponjoso. Para hacerlo pondremos en un recipiente 3 huevos. 1 y 1/2 vaso de azúcar, aunque es al gusto. Y opcional, 1 cucharadita de esencia o pasta de vainilla. Con ayuda de un batidor de varillas, lo mezclaremos todo muy bien hasta que el azúcar se haya disuelto. Seguido, añadiremos 1 vasito de yogur natural Danone de 125 g sin azúcares añadidos. Y un vasito de aceite, en mi caso de girasol. Se integran. Y ahora comenzaremos a añadir los ingredientes secos. Así que para que no queden grumos, añadiremos sobre un colador 3 vasitos de harina de trigo. 1 y 1/2 de levadura química o polvos para hornear, y 1 cucharadita de canela molida. Si no encontráis levadura química, la podéis sustituir por 3/4 de cucharada de bicarbonato de sodio. A continuación agregamos 4 zanahorias ralladas. Y si queréis, también podéis añadirleun puñado de nueces picadas. Se vuelve a integrar. Y la masa del bizcocho ya está lista. Ahora la verteremos en un molde para bizcochos. En mi caso, es uno desmontable de 20 cm de diámetro, al que le he puesto en la base un papel de hornear para que luego sea más fácil de desmoldar. Y una vez preparado, ya va para el horno. Dejaremos que se haga en el horno ya pre-calentado con calor por arriba y por abajo a 170 °C o 340 °F, durante aproximadamente unos 40 minutos, o hasta que veáis que el bizcocho ya está hecho. Pasado el tiempo, vamos a esperar unos 10 minutos para que se temple un poco. Después comenzaremos a desmoldarlo, despegando el bizcocho del molde con ayuda de una espátula de cocina. Le quitamos el aro al molde, y así de bien nos ha quedado nuestro bizcocho de zanahoria. Mientras dejamos que se termine de enfriar por completo sobre una rejilla, vamos a hacer un frosting para decorarlo. Así que en un recipiente añadimos 3/4 de vasito de mantequilla a temperatura ambiente, y 1 vasito de azúcar glass o impalpable. Con ayuda de un batidor, lo mezclamos todo bien hasta obtener una mezcla cremosa. Seguido, añadiremos 1/2 de queso crema o queso para untar frío. Y una vez bien mezclado, ya tenemos el frosting listo. Mientras esperamos que el bizcocho se enfríe por completo, lo podemos dejar en el frigorífico. Pasado el tiempo, colocamos el bizcocho ya frío sobre una base para tartas o un plato, y comenzaremos a decorarlo con el frosting usando por ejemplo, una espátula de cocina. Se extiende por la superficie de arriba. Y podemos terminar de decorarlo con una zanahoria rallada, y unas nueces picadas. Por aquí ya tenemos lista nuestra tarta de zanahoria. Y con lo fácil que es de hacer yo creo que está bastante bien. ¿Vosotros que opináis? Por último, he cortado una porción para que veáis cómo queda por dentro. ¡Y ya mismo la voy a probar! De sabor está increíble, ya que me parece que la zanahoria, la canela y el frosting de queso hacen un equipo brutal. Y en cuanto a la textura, el bizcocho gracias al yogur, ha quedado súper tierno y súper jugoso. Así que súper recomendada esta tarta de zanahoria. Y ya sabéis, si os ha gustado esta receta os invito a que le deis a Me Gusta. A que os suscribáis a nuestros canales si aun no lo habéis hecho. Y si nos estáis viendo desde Facebook, os agradecería muchísimo si lo compartís con vuestros amigos. ¡Un besazo! ¡Y hasta la próxima receta! ¡Adiós!