INFINITAMENTE LIMÓN | El bizcocho de limón perfecto

INFINITAMENTE LIMÓN | El bizcocho de limón perfecto

Si te gustan los bizcochos de limón tienesque probar el INFINIMENT CINTRON del famoso maestro pastelero Pierre Hermé. Es una desus creaciones más sencillas, disponible en sus exclusivas boutiques de París y, apartir de ahora, también en tu propia casa. No he encontrado la receta de manos del propioHermé, pero sí hay un montón de blogs franceses que la tienen, así que no ha sido difíciladaptarla. ¡Vamos allá! Necesitamos la ralladura de 2 limones, quehemos lavado previamente bien y secado, es importante rallar solo la parte amarilla,pues la parte blanca amarga bastante y nos puede estropear el bizcocho.Como veis lo estoy rallando directamente sobre 200 g de azúcar glas, aunque puede ser azúcarnormal. Mezclamos bien y dejamos reposar 10 minutospara que el azúcar se empape bien del aroma del limón recién rallado. Mirad como ahorael azúcar está bien lisito, ya veréis como queda una vez ha absorbido la humedad de laralladura. Exprimimos el zumo de 2 limones y reservamos.Recordad que necesitamos zumo de limón para el bizcocho y para el almíbar con el quebañaremos el bizcocho. Ya han pasado los 10 minutos y el azúcarha absorbido toda la humedad. En lugar de estar tan lisa como al principio está másgrumosa, es normal. Echamos todo el azúcar en el vaso del roboto batidora e incorporamos 3 huevos tamaño L. Batimos hasta blanquear, unos 5-10 minutosdependiendo de la potencia de vuestra batidora. Esto ya está listo, ¿veis como ha cambiadode color? Incorporamos 95 ml de nata para montar o crema para batir y batimos bien.Vertemos el zumo de 1 limón, aunque podéis modificar esta cantidad según lo queráismás o menos intenso, a mí así me parece que queda perfecto.Añadimos también una pizca de sal, removemos unos segundos y ya tenemos medio listo nuestrobizcocho. Echamos 5 g de polvo de hornear o levaduraquímica a 190 g de harina de trigo. Removemos para que se mezclen bien ambos ingredientes.Lo vamos incorporando sobre la masa en tres tandas, tamizando la mezcla de harina y levaduracon ayuda de un colador. Hemos de ir batiendo hasta integrar bien laharina. Repito, esta operación la hacemos en tres tandas. Al final si vemos que quedaalgún grumo le damos unos minutos a velocidad máxima a nuestra batidora hasta que desaparezcan.Por último echamos 70 g de mantequilla derretida. Ha de estar fría, es decir, que no estérecién derretida. Batimos hasta integrarla en la masa.Enmantequillamos un molde rectangular de 20x10cm. Es un molde pequeño, ideal para recrear elpastel original. Forramos el centro con papel vegetal, así nos aseguramos que luego desmoldaremosnuestro bizcocho perfectamente. Enharinamos los dos extremos, retirando el exceso de harina.Volcamos la masa en el molde. Justo antes de ir al horno hacemos un corte en el centrocon un cuchillo, esto nos ayudará a que la masa se abra por aquí.Horneamos durante 60 minutos con el horno precalentado a 180 ºC.Mientras tanto preparamos el almíbar con el que bañaremos el bizcocho. Echamos 3 cucharadasde zumo de limón en un cazo, yo utilizaré mi kCook Multi con temperatura.Añadimos 150 ml de agua y 75 g de azúcar glas. Removemos y dejamos reducir a fuegomedio durante unos 10 minutos, en la kCook bastará con 7. Debemos conseguir un almíbarespeso, pensad que espesará mucho más al enfriarse.Esta es la textura que debemos conseguir. Entre 10-15 minutos debería ser tiempo suficientedependiendo de la potencia de vuestro fuego. Ya tenemos listo el bizcocho, como veis nosha quedado ¡espectacular! Y tiene un aroma a limón fabuloso. Dejamos enfriar 5 minutos,desmoldamos y lo ponemos sobre una rejilla. Aún en caliente hemos de pintarlo con elalmíbar. Pintamos bien todo el bizcocho, que se empape bien del almíbar. Este bañole dará sabor, jugosidad y una pinta envidiable. No me digáis que no os apetece hincarle eldiente... Esto es opcional, pero el Infiniment Citronde Pierre Hermé va decorado con cáscaras de limón confitadas. Hacerlas es tan sencillocomo cortar unas tiras de cáscara de limón intentando quitar toda la parte blanca. Loechamos en un cazo junto a 25 ml de agua y 25 g de azúcar, y dejamos reducir a fuegomedio-bajo durante 10 minutos. Y listo. Colocamos las tiras de limón confitadas sobreel bizcocho y ¡Voilà! Ha quedado perfecto, como recién salido de las boutiques de Herméen París. Hacedlo en casa, nos os arrepentiréis y alládonde lo llevéis será el gran triunfador: es un bizcocho fácil de hacer, bonito dever y, lo mejor de todo, es que está increíblemente bueno o infinitamente bueno.¡Para los fans de los sabores cítricos! Queda dorado por fuera, con un ligero toquecrujiente, y tierno y jugoso por dentro. Al día siguiente mejora aún más, y se conservaestupendamente bien tapado en la nevera, si es que os dura más de un día.Hasta la próxima receta ¡No faltéis!