Bizcocho SIN Horno de Yogur | Muy Esponjoso y Fácil de Hacer

Bizcocho SIN Horno de Yogur | Muy Esponjoso y Fácil de Hacer

¡Hola a todos! Y bienvenidos a Cocina con Carmen. Hoy vamos a hacer un bizcocho de yogur sin horno, que está súper esponjoso y además está riquísimo. Es ideal para todos aquellos que no tengáis horno, o como ahora que hace mucha calor, y no tenemos ganas de encender el horno. Todos los ingredientes que voy a usar para hacer el bizcocho, los he dejado fuera del frigorífico 30 minutos antes, porque a veces afectan al resultado. Y como de costumbre, os voy a dejar los ingredientes abajo en la descripción y al final del vídeo. Así que vamos a comenzar. Lo primero que vamos a hacer es poner en un recipiente 3 huevos. 200 g de azúcar. 1 cucharadita de azúcar vainillado o esencia de vainilla. 1 pizca de sal y la piel de un limón rallado. Ahora pasaremos a mezclarlo todo bien con ayuda de una batidora de varillas hasta que tengamos una mezcla blanquecina. Seguido añadiremos un yogur natural de 125 g sin azúcar añadido. Y mientras seguimos batiendo, agregaremos 100 ml de aceite de girasol o de oliva suave. Tras esto, añadiremos tamizando previamente con un colador 220 g de harina de trigo. 16 g de levadura química también conocida como polvos para hornear y 1/4 de cucharadita de canela molida. De nuevo, con ayuda de la batidora lo integraremos todo bien. Como veis, no queda ningún grumo de harina, así que la mezcla ya está lista. Para hacer el bizcocho, usaré esta cacerola alta de 24 cm de diámetro. Y para que el bizcocho no se pegue, untaré mantequilla por las paredes. Para que sea un más fácil de desmoldar, además usaré papel de hornear. Aunque mi madre polvoreaba un poco de harina sobre la mantequilla y también le quedaba muy bien. Una vez hecho esto vertemos la mezcla. Y para que el bizcocho se haga por completo, es muy importante tapar el recipiente. Yo usare una tapa de cristal, pero también podéis usar un plato grande o papel de aluminio. Y ya dejaremos que se haga en la placa a fuego medio-bajo, durante aproximadamente 1 hora. Pasado este tiempo, comprobaremos que los bordes estén doraditos y que el centro del bizcocho este hecho con ayuda de un pinchito. Si no es así, habrá que dejarlo un poco más de tiempo. Después lo sacamos de la cacerola, le quitamos el papel de alrededor. Y vamos a dejar que se enfríe sobre una rejilla. A continuación lo cogemos con las dos manos, y vamos a darle la vuelta sobre un plato. Le quitamos el papel que faltaba, ¡y mirad que preciosidad de bizcocho nos ha quedado! Como veis está súper esponjoso, así que ya mismo lo voy a probar. Está riquísimo y súper esponjoso. Vamos, que apenas hay diferencia con los que se hacen en el horno. Así que os recomiendo hacerlo porque es que os va a encantar. Y ya sabéis, si os ha gustado esta receta, os invito a que le deis a Me Gusta. Subscribirse a nuestros canales si aún no lo habéis hecho, por aquí os voy a dejar más recetas de bizcochos que están todos riquísimos, y como riquísimas son las recetas de nuestro libro Cocina con Carmen: Sabores de mi Andalucía. ¡Un besito! Y hasta el próximo vídeo.