bizcocho de ZANAHORIA esponjoso ¡FACIL Y RAPIDO!

bizcocho de ZANAHORIA esponjoso ¡FACIL Y RAPIDO!

¡Hola receteros y receteras y bienvenidos a ¡Que Viva La Cocina! Soy Gorka Barredo y hoy vamos a preparar un bizcocho de zanahoria Muy fácil de hacer y con muy pocos ingredientes ¡Todos al alcance de la mano! Para comenzar vamos a poner unas zanahorias, previamente ralladas, en una batidora americana y añadimos como medio vaso de aceite de girasol Este aceite, además de ayudar a que la zanahoria se triture más fácilmente, también le va a dar mucha jugosidad y esponjosidad a nuestro bizcocho Después tapamos y le damos caña al electrodoméstico para triturar todos los ingredientes Si no tienes una batidora americana como ésta, puedes hacerlo con cualquier otro electrodoméstico que tengas por casa Por ejemplo con una batidora manual. O con una licuadora Lo importante, es que nos quede una especie de pasta densa de zanahoria Una vez hecho esto, vamos a poner unos huevos en un bol que sea bien grande porque vamos a añadir aquí todos los ingredientes del bizcocho Como siempre, no te preocupes mucho por las cantidades... ...Las vas a tener al final del vídeo y también en la descripción De momento, fíjate en cómo se hace la receta y si te gusta, ya apuntarás los ingredientes después Una vez hayamos puesto los huevos, los vamos a batir sólo un poquito Lo suficiente para romper un poco las yemas. Nada más Hecho ésto, vamos a añadir azúcar ¡Cantidad al gusto! Y ahora, sí que sí, les podemos dar a los huevos "zapatilla de la buena"... ...para terminar de batirlos y para integrarlos con el azúcar que acabamos de añadir. Pasados un par de minutos de batido, seguimos añadiendo ingredientes: Es el turno de añadir aquí la pasta que habíamos preparado antes de zanahoria y aceite como ves, ha quedado bien triturada Lo bueno que tiene este bizcocho, es que la zanahoria es un edulcorante natural es decir, que no hace falta que le añadamos mucho azúcar refinado al bizcocho ¡Porque la zanahoria ya es muy dulce de por sí! Bueno, y apuntado esto, seguimos... Vamos a poner harina en un colador... ...porque con su ayuda, la vamos a tamizar sobre la harina colocamos un sobrecito de levadura química, también conocida como polvos para hornear y ahora, dándole unos pequeños golpecitos al colador, vamos a ir tamizando la harina Si tienes un tamizador, también lo puedes utilizar. Pero la verdad sea dicha, en casi ningún hogar hay un tamizador Así que el truco del colador, va muy bien Y bueno, no lo había dicho pero la harina que estoy utilizando, es una harina común... ...una harina de trigo para todo uso. También puedes utilizar una de repostería si lo prefieres. Vale igual. Venga, y ahora vamos a ir mezclando todos los ingredientes con cuidadito... ...de tal manera que nos quede una especie de masa muy densa Y homogénea, que sea de color anaranjado, como el que estás viendo en las imágenes ¡Parece naranja radiactivo! Una vez lo tengamos, vamos a introducir esta mezcla dentro de un molde desmontable para tartas como ves, he forrado el fondo del molde con papel de horno para que el bizcocho no se pegue en el fondo. Y también para que la masa no se escape por los huecos Si no tienes un molde desmontable, también puedes utilizar un molde de los típicos alargados de bizcocho ¡De los de toda la vida! Lo untas bien de aceite y listo. Así, nos aseguramos que no se pegue Y con todo esto hecho, lo vamos a meter en el horno previamente calentado a 180ºC, calor arriba y abajo... Y lo vamos a dejar ahí en torno a 30 o 35 minutos Recuerda no abrir el horno durante los primeros 20 minutos de la cocción... ¡O si no el bizcocho bajará! Y pasada la primera media hora, para saber si está listo, nada como clavarle un palillo: si éste sale limpio, es que ya está totalmente cocinado Así que una que lo tengamos, y de momento, lo vamos a dejar reposar unos 10 minutos hasta que se temple un poquito Pasado el tiempo, ya podemos proceder al desmoldado como ves, se quita con mucha facilidad Y si por algún motivo se pega un poquito a los bordes, pues simplemente lo repasas con un cuchillo y listo Ahora lo vamos a colocar, boca abajo, en una tabla de cocina o en una rejilla le vamos a quitar la tapa y el papel ¡Y ya está listo! Esto sirve como base para preparar otras tartas con ello o, para comerlo tal y como está... ...en los desayunos o en la merienda Y ahora, vamos a cortar un trocito para ver cómo queda en su interior ¡Auténticamente delicioso y esponjoso! Y antes de despedirme, voy a lanzar un saludo muy especial Uno va a ser para mi prima Valentina, que me ve desde Castrillo De Don Juan, en Palencia y otro va a ser para mi primo Aimar, que me ve desde Sevilla Si no se lo lanzo... ¡Revientan ellos y reviento yo! Venga, nos vemos en el próximo vídeo ¡Y QUE VIVA LA COCINA!