Bizcocho de Limón muy Fácil, Jugoso y Esponjoso

Bizcocho de Limón muy Fácil, Jugoso y Esponjoso

Hola a todos, yo soy Mery, y bienvenidos un día más a un nuevo vídeo de "Cocina para todos". Hoy os traigo una receta de un bizcocho de limón que es una auténtica delicia; queda muy esponjoso, muy jugoso y después le vamos a poner por encima un crumble que le va a aportar un toque crujiente increíble. Este bizcocho es perfecto para cualquier celebración, ya sea un cumple o ahora que se acerca la navidad para prepararlo como postre, porque estoy segura de que a todo el mundo le va a encantar; además se prepara con ingredientes muy sencillos que todos solemos tener en casa y si queréis saber cuáles son, los tenéis abajo en la descripción y al final del vídeo¡Empezamos! Vamos a empezar poniendo en un recipiente 250 g de azúcar, y a continuación le vamos a añadir 4 huevos, que son de tamaño grande, L; un poquito de sal para ayudar a que el huevo se integre mejor y vamos a batir hasta que los huevos se monten muy, muy bien, con ayuda de una batidora de varillas eléctrica, aunque también lo podéis hacer manualmente, cansa un poquito más, pero igualmente lo podéis hacer. Seguido le añadiremos 150 ml de leche, que si es entera mucho mejor; 300 ml de aceite suave, en mi caso estoy utilizando de girasol; y la ralladura de la piel de 1 limón entero, con la ayuda de un rallador vamos rallando muy bien toda la piel, pero sin llegar a la parte blanca que es la que amarga, sólo nos quedamos con la parte amarillita. Lo volvemos a batir un poquito. A continuación le toca el turno a los ingredientes secos, así que en un colador o tamiz vamos a añadir 370 g de harina de trigo, 14 g de levadura química, también conocida como polvo para hornear, y lo tamizamos muy bien, dándole unos golpecitos así al colador con arte para que no se nos salga nada, ahí ahí, así. Ya lo único que nos queda es mezclarlo todo a velocidad muy, muy bajita, la más baja que tenga la batidora, hasta que la harina se integre por completo, así que vamos allá. Fijaos, en cuanto ya no veo ningún grumito de harina paramos de batir, inmediatamente, mientras menos batamos desde que añadimos la harina, más esponjoso y mejor queda nuestro bizcocho; así que ya tenemos lista nuestra deliciosa mezcla de bizcocho de limón, yo lo voy a hornear en un molde circular desmontable que mide 22 cm de diámetro, en la base le voy a poner un papel de hornear y las paredes las voy a untar con mantequilla para que el bizcocho se desmolde más fácilmente. Así que como ya tenemos el molde listo, vamos a verter la mezcla del bizcocho, que tiene que ocupar aproximadamente 3/4 partes del molde. De esta manera nuestro bizcocho ya estaría listo para hornearse, pero tal y como os dije al principio, yo le voy a poner un crumble por arriba, que le va a dar un toque crujiente súper delicioso, aunque si no queréis podéis saltaros este paso y ya directamente hornear el bizcocho. Ponemos en un recipiente 50 g de harina de trigo, 50 g de mantequilla a temperatura ambiente cortada en dados, 50 g de azúcar glass o azúcar impalpable, y 30 g de almendras crudas molidas o harina de almendras. Con ayuda de las manos vamos así, como compactándolo todo ¿veis? apretamos y vamos haciendo como una bolita. Y así de fácil se prepara, es que es increíble, súper fácil. Y con esta textura debe quedar ¿veis? parece como si fuera una masa de galletas. Os va a resultar muy curiosa la forma en que vamos a poner el crumble en el bizcocho, que claro, no podemos ponerlo así y ya está ¿no? tenemos que poner encima del molde la típica rejilla de pastelería que se utiliza para enfriar las cosas, y ya simplemente cogemos la masa del crumble y vamos haciendo así. ¿Veis? es como si la estuviésemos rallando pero con un rallador gigante. de esta manera queda perfectamente repartido por todo el bizcocho, y súper bien. Y así es como quedaría, a mí, como podéis ver, me ha quedado un poquito de la masa de crumble, que se puede guardar en el frigorífico o en el congelador y usarla para otra ocasión, pero vamos, si queréis podéis ponerle una buena capa o un poquito, eso va a gustos. Así que ya esta preciosura está lista para hornearse. Dejaremos que se haga en el horno ya pre-calentado, con calor por arriba y abajo a 160 °C o 320 °F durante aproximadamente 1 hora y 10 minutos, aunque el tiempo puede variar dependiendo de la potencia que tenga vuestro horno. Pasado el tiempo vamos a comprobar que el bizcocho esté totalmente hecho con ayuda de un palillito, lo introducimos... y como podéis ver, sale totalmente limpio, así que vamos a dejar que se temple un poquito para desmoldarlo. ¡Y fijaos qué maravilla de bizcocho de limón nos ha quedado! ¡la altura que tiene! que parece La Rosalía, "con altura", y con el olor que tiene no me puedo resistir más, voy a probarlo. Vaya buen trozo de bizcocho que me he cogido ¿eh? ¡madre mía! A ver qué tal. Este bizcocho debería de estar prohibido de lo bueno que está ¡por Dios! Tiene una textura increíble, está súper esponjoso y además queda como húmedo, muy jugosito, ¿ y del sabor qué os voy a decir? vamos, con ése toquecito a limón, y el gustito que le aporta a mantequilla el crumble de arriba, de verdad, una auténtica delicia. Así que ya sabéis, si os ha gustado esta receta, os invito a que le deis a "Me gusta"; a que os suscribáis a nuestros canales si aún no lo habéis hecho y por aquí os voy a dejar otra recetita que también os puede gustar. Un besazo y hasta la siguiente receta¡Adiós!