Adelgazar con cabeza. 3 Trucos mentales para adelgazar más fácilmente

Adelgazar con cabeza. 3 Trucos mentales para adelgazar más fácilmente

Hola, ¿qué tal? ¿cómo va todo? Bienvenidosa un nuevo video de rockylogy. Una nota previa. Por favor, decirme en comentarios si estos consejos que os estoy dando, estostrucos os resultan útiles, si los aplicáis si no los aplicáis, si os funcionan, sino so funcionan y, sobre todo, si tenéis otros trucos que os facilitenla vida a la hora de adelgazar o de adquirir hábitos saludables, por favor,compartidlos con el resto de la gente aquí abajo, en comentarios, porque esoseguro que nos va acabar facilitando mucho la vida todos. Gracias. Y ahora sí, vamos al tema. Esto no es magia. Estos trucos que te voy a exponer no van a hacerque adelgaces pero probablemente te van a ayudar a adelgazar si ya lo estás intentando. Adelgazar, como casi toda la vida es una cuestión de adquirir hábitossaludables que puedas mantener a largo plazo. Y en eso es en lo que os van aayudar estas herramientas mentales que os voy dar. Se trata un poco de evitar la procrastinación como ya vimos en elvídeo anterior de los propósitos de ánimo lago y de dar preferencia a losbeneficios a largo plazo sobre los beneficios en el corto. ¿Cómoevitamos la procrastinación? Uno. Asociar beneficios en el corto plazo a las cosas que nos cuesten más trabajo. Pongamos que sois amantes del cine yque os gustan muchísimo las películas. Pongamos también que estáis intentando adelgazar y os tenéis que forrar a ensaladas pero odiais las ensaladas. Bien, cada vez que tengáis que comer una ensalada poneos una buena película y comeosla salada al mismo tiempo. Al final asociaréis el comer ensalada con algobueno, que es en disfrutar de una buena película. El truco que yo estoyutilizando en esta cuestión es este: una mousse de yogur. Cada vez que tengo que comerme una comida que me supone una ingesta de calorías muy baja la acabo siempre con una mousse de yogur. A mi la mousse de yogur me encanta. Y además es un postre que no tienedemasiadas calorías. Puede tener más o menos las mismas que un yogur. Y además sólo terminó con una mousse de yogur esas comidas, esas en las que como muy pocas calorías. De modo que, al final, no es tantosufrimiento porque sabes que vas a terminar la comida con una mousse deyogur. Y eso es la hostia. Evidentemente no podéis elegir cualquier postre parahacer esto porque si es comer un brownie de chocolate gigante no servirá denada que hayáis comido verduras antes. Hay que tener un poquito de cabeza. Pero, porejemplo, que os encanta el chocolate, ¿ por qué no termináis esas comidas aburridas y absolutamente ridículas en calorías con un bombón. Al final un bombón tiene 60 o 70calorías. Y lo reserváis exclusivamente para esos días en los que vais a hacercomidas superligeras. Veréis como al final hacer esas comidas superligeras no osresulta tan duro. Segundo truco. Cuando estéis enfrentandoos a unacomida especialmente alta en calorías, a una cosa muy grasienta, que os gustemucho, comiendo fuera, etc. Intentad pensar que, salvo que estéis en unacondición muy especial, lo más probable es que mañana sigáis vivos. Y esoconlleva buenas noticias porque si mañana seguís vivos significa quemañana podré seguir comiendo. No hace falta que os comáis todas esas patatasfritas hoy. No va a ser la última vez que comaspatatas fritas. Relájate. No hace falta a comersetodo lo que está en el plato. No es obligatorio. Mañana podrás seguir comiendo. El último truco mental a mí me estáresultando de especial utilidad y probablemente sea el más curioso. Tiene que ver con la aversión a la pérdida. La aversión a la pérdida es un sesgo que tenemos todos los seres humanos y que consiste en que perder algo de undeterminado valor nos causa mucho más dolor del placer que nos causaría ganaralgo de exactamente ese mismo valor. Me explico. Perder 20 euros te va a causar mucho más dolor del placer que te generaría encontrarte o ganar 20 euros. De hecho, aproximadamente te va aproducir el doble de dolor. Más o menos. Quedaos con esa idea principal. De todosmodos ampliaré esto de la aversión a la pérdida en un vídeo posterior, tal vezesta semana o la siguiente como muy tarde. Os aseguro que es una cuestión súpercuriosa e interesante. Seguro que os va a gustar. Lo bueno de este truco es que es os a servir, seguramente, para muchas más cosas que adelgazar. Cuando empiezas una dieta, cuando empiezas a hacer ejercicio, cuando empiezas a aprender inglés, etc, es muy fácil que procrastines porque el beneficio se vea muy largo plazo. Cuando intentas alcanzar metas a largo plazo tenemos el problema de que nos vemos pérdida hasta que no ha pasado muchotiempo, hasta que no has alcanzado los beneficios. Esto lo ven muy bien los runners o las ratas de gimnasio. Yo era una y lo sé por eso. Toda la gente que hace mucho deporte sabe quesi dejas de entrenar una semana es como si las dos semanas anteriores no hubieras hecho nada. Y nadie quiere perder ese trabajo de las dos semanasanteriores. Además tienes un beneficio que es queestás saludable, estás guapo, tienes una línea bonita, etc. y no quieres perderlo. Eso te mantiene haciendo ejercicio y comiendo de una manera saludable. El truco que os sugiero y que a mí, personalmente, me está viniendo muy bien es elsiguiente. Coged una hoja de papel, un cuaderno, un móvil, lo que queráis que os sirva para apuntar. E id apuntando los resultados vais obteniendo. Vamos a centrarnos en la cuestión de ganar peso. Ponéis el peso inicial y luego todos losesfuerzos que vais haciendo para perder peso. Todos. Y las sensaciones que provoca. Cuanto más detalle mejor. Todo aquel trabajo o esfuerzo que realicéis ytodas las cosas con las que dejéis de hacer para llegar a esa meta que tenéis.Idlas apuntando. Os voy a dar el ejemplo de mis últimos dos días. 78,6kgo. 25 minutos de pesas, comer ligero todo el día, no tomar postre en la cena. Al día siguiente, 78,2kg.Comer ligero todo el día, cenar puerros con coliflor, no cenarmeuna hamburguesa que es lo que se ha cenado mi mujer (cuanta crueldad) y otros 30 minutos de pesas. Resultado 78 kilos. Eso os dará una idea de cuánto os cuestaperder peso. A mí me cuesta perder 600 gramos unahora de ejercicio y un relativo sufrimiento en lo que se refiere a lagastronomía. Lo que os recomiendo es que estainformación la reviséis antes de vuestras comidas porque así la próximavez que os tengáis que enfrentar a una hamburguesa con patatas fritas no sólopodréis pensar que el mundo no se acaba y que hay más hamburguesas y máspatatas fritas ahí fuera, sino que además sabréis que si os coméishamburguesa tendréis mucho que perder. Todo es esfuerzo se habrá tirado a labasura y es un esfuerzo que nadie jamás os va a devolver. Os invito a que lohagáis. Probad, haced una lista, dos semanas y mirad qué tal os va y os va bien me lo decís. Y si no os va bien también me lo decís. Y vamos viendo si sirve o no. Y eso es todo por hoy. Espero que se haya gustado el video y espero que estos trucos realmente os sirvan de utilidad. Amí personalmente me está sirviendo. Nada más. Besos para vosotras, abrazos para vosotros o al revés, ya sabéis, como más os guste. Nos vemos la semana que viene.